lunes, 26 de junio de 2017

SANGRE NOBLE EN LA FALANGE: JOSÉ MARÍA FINAT Y ESCRIVÁ DE ROMANÍ, CONDE DE MAYALDE


     Numerosos aristócratas ingresaron en las filas del Ejército, en la Diplomacia del Nuevo Estado, en la alta administración, en las instituciones de Asistencia Social. Aquellos que mantenían redes de influencia en la alta sociedad europea pusieron sus contactos a favor de los objetivos bélicos del gobierno de Burgos.
     José Finat y Escrivá de Romaní nació en Madrid en el año 1904. Finat fue conde de Mayalde y Grande de España. Se licenció en Derecho por la Universidad de Madrid. En la República fue diputado de la CEDA por Toledo, en las legislaturas de 1933 y 1936. Mantuvo una relación de amistad con José Antonio Primo de Rivera e hizo gestiones para liberarlo de su prisión en Alicante. Se afilió a Falange en el año 1936.



     En la Cruzada de Liberación, el Conde de Mayalde luchó en el bando sublevado como álferez de artillería. Ramón Serrano Suñer la llamó para que se hiciera cargo de su secretaría política cuando fue nombrado en 1938 Ministro de la Gobernación.
     Al terminar la guerra fue nombrado gobernador civil de Madrid aunque solamente lo desempeñó unos pocos meses porque fue ascendido a director general de Seguridad hasta el año 1940. En ese año, Serrano Suñer le encomendó la embajada en Berlín, puesto que ocupó hasta 1942, cuando cesa Serrano Suñer del cargo de ministro de Exteriores.
     Entre 1952 y 1965 fue alcalde de Madrid por designación directa de Franco. Al terminar esta responsabilidad se dedicó a la agricultura y ganadería.
     Procurador en Cortes desde que finalizó la Cruzada, fue nombrado Consejero Nacional del Movimiento. Partió a los Luceros el 9 de Junio de 1995

lunes, 5 de junio de 2017

EL SANTO ROSARIO, FORTALEZA DE UN LÍDER


     José Antonio creció y se formó en un ambiente religioso. Es usual, y resulta difícil sustraerse a ello, recoger, aun cuando sea como nota a pie de página, la descripción de ese ambiente realizada por su hermana Pilar:
         "Por tradición familiar la vida nuestra se desenvolvía en un ambiente de vida religiosa. Todas las devociones y obligaciones se cumplían fielmente, debido al cuidado de dos tías andaluzas encantadoras, hermanas de mi padre, que vinieron a vivir con nosotros a la muerte de mi madre."
     Se hacía el mes de María se rezaba el Rosario en familia, se ponía el Nacimiento en Navidad y venían los Reyes; se frecuentaban los Sacramentos y cuando se llegaba a la edad de ayunar no se perdía un solo día en aquella época en que durante la Cuaresma había que ayunar tres veces por semana.


     Es también lugar común el afirmar que, como apunta Pilar Primo de Rivera, "José Antonio, durante toda su vida, se mantuvo en esas prácticas, que hicieron de él un verdadero y entero católico siendo para él la religión una íntima necesidad de su conciencia."
Consecuencia de esta forma de pensar, profundamente católica, será su modo de afrontar la muerte en Alicante, de la que, por fortuna, conservamos el testimonio de su testamento y de las cartas de despedida remitidas a sus familiares y amigos más cercanos.
     A la cárcel llega la Biblia que le remite Carmen Werner, su última compañía, de la que lee trozos de los Evangelios en estas, quizás, últimas horas de mi vida; las medallas que le dio Pilar Millán Astray; el escapulario de caballero mercedario, la orden religiosa de José Antonio; el crucifijo que Carmen Primo de Rivera regala a su hermano las vísperas de su ejecución que recibe con las palabras de me alegro mucho, pues no tenía y que exhibió ante el pelotón.
     En el tiempo de su prisión, José Antonio debió reafirmarse aún más en su fe. Sabemos que consoló a su tía Ma en Alicante diciéndole que estaba preparándose a diario, oraba y rezaba el Rosario. Durante su estancia en la cárcel Modelo consiguió que un sacerdote le visitara y le diera la comunión; y a su tía Carmen le escribió: "también tengo mis horas místicas de unión con Dios, contrito de lo pasado y con planes para Su Gloria en lo porvenir y que se cumpla Su Voluntad."


Extractos del artículo 
"José Antonio Primo de Rivera y la interpretación católica de la vida", 
por Francisco Torres García


"Flota todavía en España la esencia de tu perfume.
 Tienes todavía prietas las filas de tus seguidores... 
Y echaremos del templo a los mercaderes... 
Entonces nuestras obras merecerán 
la sonrisa de tu beneplácito. 
Te seguiremos con la fe puesta en la doctrina. 
Y triunfaremos".


José Luis de Arrese, Jefe Provincial de Falange en Granada
 y después primer ministro de la Vivienda.

viernes, 2 de junio de 2017

LAS MENTIRAS DE LA SIMA DE JINÁMAR


     La conocida como "Sima de Jinámar", en Gran Canaria, es un cono de origen volcánico de aproximadamente 80 metros de profundidad. Desde hace unos años, el rojerío más casposo de la isla, se congrega justo allí porque aseguran que miembros de las Fuerzas Nacionales -falangistas, guardias civiles y militares- arrojaron al estómago de la sima a cientos, a miles de republicanos, sindicalistas y demás afiliados a siglas de izquierda, en el período de la Guerra Civil.


     Pese a la continua llamada a concentrarse en la Sima, la convocatoria no solo cuenta con menos personal cada año, sino que con el trascurrir del tiempo, va perdiendo impulso...y es que una mentira no se puede mantener in aeternum.


     Así, según el periódico "Canarias 7" del 3 de Mayo de 2009, "el catedrático en Medicina Legal y Forense de la Universidad del País Vasco Francisco Etxeberría...en 2005 se habían documentado varios restos humanos -concretamente dos- que la expedición no tocó."


     La noticia continua aclarando que "Jesús Cantero Sarmiento, montañero, espeleólogo, y una de las personas que probablemente más tiempo ha dedicado a investigar afirmó que "entre 1975 y 2005 se habían hecho desaparecer pruebas." Entre 1967 y 1975 Cantero bajó unas quince veces a la sima, pero antes habían descendido miembros del grupo El Bohio que afirmaron haber visto 13 esqueletos. Después Cantero vio cerca de 20, muchos zapatos, botas y suelas de alpargata." Por lo que se ve, el número de "cadáveres" aumentaba o disminuía según en qué época se realizase la expedición...






     Resulta cuanto menos curioso, que a pesar de los supuestos testimonios, no aparezcan, entre "miles de cadáveres", alguno que se haya podido mantener en estado de momificación, teniendo en cuenta las características peculiares de la temperatura de la sima...también es desconcertante que no aparezcan cráneos o tibias, las partes óseas más resistentes de un esqueleto humano. Es de reseñar que pese a tantos descensos a la sima, ¿nadie ha fotografiado ropa, zapatos u otros enseres que pudieran pertenecer a una de las "víctimas"?. Un reloj, una hebilla, unas gafas...no hay absolutamente documentación ni informe alguno que concluya que allí arrojaron a disidentes políticos. 


     Algunos restos de aquellos supuestos esqueletos, fueron llevados al Museo Canario, que varias décadas más tarde, los enviaría al Instituto de Medicina Legal de Las Palmas, donde fueron sometidos a pruebas de ADN a fin de compararlo con el de los familiares de los presuntos "arrojados" a la Sima. Así, el 9 de Diciembre de 2012, el "Diario de Las Palmas" publicaba que "Los restos de los esqueletos de dos varones localizados en 1967 no coinciden con la huella genética de las 75 familias que han contribuido en la investigación forense". 


     Pese a todo, la mentira continua, como si repitiéndola una y mil veces -sin una sola prueba ni un solo punto donde apoyarse- se fuese a convertir en dogma histórico, que "porque sí" hay que tragar bajo pena de ser calificado de "fascista". Prueba de esa poca vergüenza de incidir en la mezquindad de la Sima de Jinámar, 13 de Enero de este año 2017, la revista "Interviú" aseguraba que allí habían "cientos de restos humanos, arrojados por sus verdugos durante la Guerra Civil Española". (Artículo "Los rojos olvidados en la Sima de Jinámar"). En el mismo se asegura que allí fueron arrojados los presos "del campo de concentración de la Isleta, abierto hasta 1947". Por supuesto -una vez más- sin mostrar un sólo dato objetivo, ni un testimonio documentado que sostenga la historieta de las "víctimas de la sima".


     En el fondo de la Sima de Jinámar, sólo hay dos cadáveres: el victimismo y el revanchismo, y cada día, su hedor se hace más palpable; el primer finado lo vemos en aquellas "romerías" a la Sima a principios del mes de los Difuntos, cuando un puñado de comunistas, sindicalistas de izquierdas y los "amigos" de la bandera de siete estrellas verdes...-¿cómo iban a faltar?-se reúnen para lanzar elogios a los "cientos de perseguidos políticos que yacen en el fondo de la Sima". En ocasiones y según la página que informe, "los cientos" pasan a ser "miles", y todo ello sin identificar ni a una sola supuesta víctima, después de que los pocos restos, fueran descartados como pertenecientes a una de las más de setenta familias que dieron muestras de ADN...no importa, que continúen con el victimismo que tal vez pillen pronto una subvención.

     El otro elemento putrefacto que arroja la Sima de Jinámar, es como ya dijimos, el revanchismo; una pura venganza por aquella Guerra que perdieron sus abuelos y que sus hijos sepultaron bajo la reconciliación nacional en un período de prosperidad y bienestar social, donde los hermanos dejaron atrás las armas y las discordias para construir una Patria nueva, superando las otroras discordias en bien de las generaciones futuras, esas mismas a las que ahora pretenden envenenar con una falsa Memoria Histórica; en nombre de la misma, se comenzó retirando la placa que conmemoraba el Alzamiento del 18 de Julio y que ha continuado el expolio hasta hace unos meses, cuando fueron desintegradas las losas de mármol que en la Cruz de los Caídos de Moya, rememoraban para la posteridad a los valientes moyenses que entregaron su vida en el frente.





     En la céntrica calle Triana, luce el Dr. Negrín una estatua, pese a ser más que cuestionable su hacer político, porque sirve la imagen para rememorar que un hijo de Gran Canaria rigió los destinos de una España dividida; no deja de ser un hecho histórico digno de un reconocimiento por parte de su tierra natal, como lo tienen Galdós o Kraus entre tantos canarios ilustres.

     Sin embargo, el caso de la Sima de Jinámar, como ya hemos argumentado, o mejor, como ha quedado de manifiesto tras las nulas pruebas de los "cientos de cadáveres" supuestamente allí arrojados, no constituye un hecho histórico y por tanto reivindicamos una aclaración acerca de lo que allí realmente NO ACONTECIÓ. Desde los pocos voceros que cuenta la izquierda que mantiene la mentira de la Sima, se acusa directamente a falangistas y guardias civiles de ser los responsables de arrojar a disidentes políticos. Por supuesto, como es tónica en la izquierda más rancia, sin aportar un sólo dato objetivo referente a estos "verdugos" de azul y verde.

     A pesar de la circunferencia de la Sima de Jinámar, dudamos que esa cavidad pueda albergar el calibre de la mentira que en su interior, han pretendido arrojar aquellos que nunca superaron perder la contienda fratricida.

Asociación In Memoriam Juan Ignacio González

jueves, 1 de junio de 2017

EL NACIONAL-SINDICALISTA HA DE DESTACAR SOBRE EL RESTO


Carta a las Juventudes Nacionales


 Juan Ignacio González,
 Secretario General del Frente de la Juventud
hasta su asesinato, el 12 de diciembre de 1980





   A todos los que militáis en movimientos de índole nacional, a los que queréis una España unida, grande y libre, a los que lucháis por un ideal de justicia social en lo profundo… a todos vosotros, camaradas, va dirigida nuestra llamada.


   Nuestra llamada no es una llamada de partido ni de clase, sino que, por el contrario, es una llamada de unidad nacional.

   Todos nosotros tenemos una misión asignada desde hace tiempo, una misión por la que día a día trabajamos y que debemos cumplir, para bien de nuestra Patria y para no convertir en estéril la sangre de tantos caídos por España: la tarea de devolver a España un ímpetu nacional auténtico y asentarla sobre un orden social distinto, la apremiante tarea de recobrar nuestra España tradicional, exacta, difícil y eterna.

   Para ello, nosotros tenemos marcado un único camino, el camino de la revolución nacional-sindicalista, revolución ésta que -ya lo sabréis- tiene como característica formal el orden. Una revolución que tiene una ética y un estilo, el nacional-sindicalista, y que debe empezar a germinar en nosotros mismos...

   El militante nacional-sindicalista, aquella persona que lucha por la grandeza de España, ha de destacar sobre el resto de la masa.


   Un ambiente de chabacanería y apatía por todo lo referido a la ética y al estilo, ha invadido nuestros grupos.


   Camaradas, aún estamos a tiempo de evitar que nuestra doctrina pierda uno de sus más valiosos aspectos: el sentido ascético y militar de la vida, aquello que de veras nos ha movido siempre y que hoy hemos perdido. Es hora de que llevemos nuestra camisa azul sabiendo, de una vez por todas, lo que esto supone.


   Camaradas, si hoy hay algo que nos mantiene desunidos, que una característica clara nos diferencie de los demás: el ser verdaderos militantes nacional-sindicalistas, que allí donde estemos se note nuestra presencia, como españoles que no quieren para su Patria lo zafio, vulgar y tosco.




¡ ARRIBA ESPAÑA !



jueves, 25 de mayo de 2017

JOSÉ ANTONIO SIGUE VIVO PESE A QUIEN PESE


MIENTRAS A LO LARGO Y ANCHO DE ESPAÑA SE RETIRAN LOS MONUMENTOS A JOSÉ ANTONIO
como toda aquella simbología relacionada con la época del Caudillo, los que portamos los valores eternos de Dios y de la Patria, tenemos claro que no vamos a claudicar con este tipo de coacciones; borrar la Historia de España para reescribirla a antojo, pronto les pasará factura...
Que quiten cuanto quieran y puedan, los ideales del nacional sindicalismo siguen vivos y no agonizan. El espíritu de José Antonio igualmente, sigue vivo mientras esté latiendo el corazón de un falangista.
No es tiempo de lamentos, sino momento de formación, de preparación para el combate que viene pronto.

¡VIVA CRISTO REY!
¡ARRIBA ESPAÑA!